TAG Heuer CARRERA Mikrograph Edición aniversario 1916-2016

Realizado en una edición de 100 ejemplares, el cronógrafo TAG Heuer Carrera Mikrograph propone un estilo clásico con esfera blanca lacada, cifras pintadas y un diseño inspirado en los contadores deportivos de la época. Un reloj con una caja tipo Carrera, que se entrega con un soporte de mesa o fijado en un salpicadero: reloj e instrumento de cronometraje al mismo tiempo. Esta edición especial rinde homenaje a un avance fundamental en el universo de la cronometría —el Mikrograph— logrado hace ya un siglo. La ocasión de medir los hitos logrados por la marca durante el siglo pasado. Su contribución al sector del cronógrafo y de la precisión. Punto de vista sobre el espíritu de TAG Heuer: audaz, innovador y siempre a la vanguardia. El fuego que alimenta a la marca desde su fundación en 1860. Intrépida visionaria, obstinada, lo demuestra con cada nueva creación.

TAG Heuer CARRERA Mikrograph Edición aniversario 1916-2016

Instrumento técnico, robusto y funcional

El nuevo TAG Heuer Carrera Mikrograph representa la alianza de una tecnología revolucionaria y del diseño funcional de estos instrumentos de cronometraje deportivo de los años 20.

Preciso. Legible. Robusto. La gran corona acanalada esférica en las 12 h, enmarcada por los característicos pulsadores tipo seta, evoca los primeros contadores firmados por Heuer.

Sobre la esfera blanca barnizada, las cifras e índices pintados en negro, el logotipo vintage de Heuer y la inscripción «Made in Switzerland» reproducen fielmente la configuración del modelo original. Legibilidad óptima.

Subrayada por agujas de acero azulado para las indicaciones del cronógrafo, con contrapeso en forma de gota en la trotadora y flecha en las de los contadores. Agujas de la hora y de los minutos con la forma de hoja redondeada típica de los locos años 20. Esto en cuanto a la indicación. Utilitario, pero provisto de un auténtico encanto retro. Vuelta a la historia del Mikrograph.

TAG Heuer CARRERA Mikrograph Edición aniversario 1916-2016

Mikrograph (1916): precisión de centésimas de segundo

Todo parte de un desafío lanzado por un jefe visionario a su equipo técnico. En 1914, Charles-Auguste, hijo de Edouard Heuer, pide a sus empleados que diseñen «un contador con una precisión de 5 a 10 veces superior a los que existían en ese momento».

Durante esta época se intensifica la búsqueda de la precisión en el ámbito del cronometraje deportivo. Un año más tarde aparece el primer prototipo y el resultado supera todas las expectativas: un sistema de oscilaciones y de escape que vibra a 360 000 alternancias/hora, es decir con una precisión de centésimas de segundo.

Se registran durante 20 años dos patentes sobre el mecanismo del cronógrafo. En paralelo, Charles-Auguste Heuer solicita el desarrollo de la cincuentésima de segundo, que suponía una precisión de 5 a 10 veces superior que el estándar de la época. De este, modo, en 1916 aparecen el Mikrograph, el Microsplit, el Semikrograph y el Semicrosplit. Los primeros contadores mecánicos del mundo con una precisión de centésimas y cincuentésimas de segundo. Revoluciones de la ciencia, la industria y la relojería, estos desarrollos confieren a Heuer el título de proveedor oficial de cronógrafos de los Juegos Olímpicos de Amberes (1920), París (1924) y Ámsterdam (1928). Hasta el año 1969 se producen miles de Mikrograph. Fruto de una experiencia única, este movimiento, que oscila a una velocidad vertiginosa, se utilizará principalmente para cronometrar carreras de bobsleigh y de galgos.

TAG Heuer CARRERA Mikrograph Edición aniversario 1916-2016

Arquitectura de doble cadena: velocidad y precisión

La edición aniversario del TAG Heuer Carrera Mikrograph late al ritmo de un movimiento de manufactura único presentado en 2011 como primicia mundial: el Calibre TAG Heuer Mikrograph 1/100e de segundo. El primer cronógrafo mecánico con rueda de pilares integrada que indica las centésimas de segundo por medio de una aguja central.

Objeto de 11 patentes, este calibre de 480 componentes integra dos mecanismos: uno para la hora y otro para el cronógrafo. Con un cubo cada uno y su propio sistema de transmisión y de escape. El primero, destinado al reloj (horas, minutos segundero pequeño y fecha), oscila a una frecuencia de 28 800 alternancias por hora (4 Hz), lo que se traduce en una reserva de marcha de 42 horas. El segundo, que dispone de una autonomía de 90 minutos, controla el cronógrafo con una precisión de centésimas de segundo.

Gracias a un sistema de compensación dinámica, desarrolla una frecuencia de 360.000 alternancias por hora (50 Hz) y una velocidad de rotación vertiginosa de un segundo por revolución. La independencia de las cadenas cinemáticas de «frecuencia normal» y de «alta frecuencia» garantiza una precisión y un cronometraje inigualables, ya que elimina cualquier riesgo de influencia del cronógrafo sobre el funcionamiento del reloj y reduce la pérdida de energía.

Además de un rendimiento cronométrico excepcional, este calibre de cuerda automática bidireccional propone las siguientes funciones: hora, minutos, indicación de la reserva de marcha en las 9 h, fecha en ventanilla en las 4:30 h, trotadora central del cronógrafo con precisión de centésimas de segundo, contador de 30 minutos del cronógrafo en las 12 h y contador de los segundos en las 3 h.

TAG Heuer CARRERA Mikrograph Edición aniversario 1916-2016

Tecnología incorporada e intercambiabilidad

Un movimiento, tres soportes a elegir. Reloj y cronógrafo a la vez, el TAG Heuer Carrera Mikrograph es modulable. Gracias a un ingenioso dispositivo de fijación de bayoneta, se aloja en una caja TAG Heuer Carrera, se coloca sobre un soporte de mesa o se atornilla al salpicadero de un vehículo. En las 12 h, su corona globular, situada de la forma tradicional, da cuerda al mismo tiempo al reloj y al cronógrafo. Visible en el lado del fondo, la masa oscilante carga por su parte únicamente el cubo del mecanismo del reloj, ya que el cronógrafo es de carga manual. El dorso de zafiro de la caja, hermética a 100 metros, revela un movimiento con tratamiento de carburo de titanio y decoración «Côtes de Genève».

45 mm de acero. Facetas de asas identitarias. Las emblemáticas líneas Carrera se extienden a una pulsera gris de piel de becerro perforada, con hebilla desplegable, logotipo Heuer y pulsador de seguridad. Un estuche gris de madera de fresno y revestimiento de Alcantara acoge el reloj, sus dos soportes y una plaquita con el sello «Mikrograph Heuer». Todo ello por un precio muy competitivo inferior a 20.000 CHF.

Referencia: CAR5A1A.FC6374.

Etiquetas:, ,

Comentar