Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático de AUDEMARS PIGUET

Audemars Piguet presenta un nuevo Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo equipado con el Calibre 2897 automático, especialmente desarrollado para este reloj. Tan potente como el reloj, el Calibre 2897 consta de 335 componentes y puede ser apreciado en toda su majestuosidad a través del cristal de zafiro del fondo de la caja. El movimiento, una autentica obra de arte de micromecánica, posee numerosos componentes que han sido biselados, pulidos, achaflanados y decorados completamente a mano para crear un reluciente juego de matices. El Calibre 2897 también sobresale desde la perspectiva de la ingeniería: el sistema de carga automática es animado por una masa oscilante periférica de platino 950, satinado-cepillado. El calibre puede ser apreciado a través de una abertura especial a la una, así como a través de la masa oscilante visible desde la esfera. La precisión excepcional es garantizada por el mecanismo de tourbillon y el uso del sistema de rueda de pilares, considerada como la más fiable y precisa de todas las configuraciones de cronógrafo.

reloj Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático 26550AU.OO.A002CA.01 de AUDEMARS PIGUET

Para proteger esta hermosa y sublime fuerza motriz, los diseñadores de Audemars Piguet han creado una versión muy especial de la caja Royal Oak Offshore con modernos materiales de color negro: carbono forjado para la carrura, cerámica para el bisel, titanio y cerámica para los pulsadores y caucho para la pulsera.

El movimiento Calibre 2897 ha sido creado completamente por Audemars Piguet usando la tecnología relojera más reciente combinada con las habilidades de la relojería clásica que han forjado la reputación de la empresa desde su fundación, hace casi 140 años.

Todo, desde los puentes redondeados hasta el muelle de embrague en forma de S (tradicional en la relojería del Valle de Joux), las curvas del puente de contador de minutos y el característico dentado de la rueda de pilares muestran una artesanía mecánica que casi contradice el hecho de que el objeto terminado es un mecanismo de precisión capaz de dividir el tiempo en fragmentos de segundo.

26550AU.OO.A002CA.01

Audemars Piguet es una de las pocas Manufacturas relojeras de lujo que sigue ofreciendo un elevado nivel de decoración, que incluye acabados clásicos como el pulido espejo, el achaflanado a mano, el perlado y el estirado a mano.

El proceso requiere cientos y cientos de horas antes de que el maestro relojero pueda realizar un ensamblado de prueba y dar vida al recién creado Calibre 2897 – que posteriormente es desmontado para proceder a una meticulosa limpieza y preparar el ensamblado final del calibre antes de montarlo en la caja del Royal Oak Offshore de 44 mm.

El mecanismo automático del nuevo Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático está equipado con una masa oscilante periférica, elaborada en platino 950 y montada sobre rodamiento de bolas, un diseño que desplaza la masa del rotor hacia el borde externo del movimiento, permitiendo mejorar la velocidad de armado y, por tanto, el rendimiento.

esfera Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático de AUDEMARS PIGUET

El tamaño de la masa oscilante de 180 grados ha sido específicamente optimizado y el centro de la caja ha sido ahuecado para permitir que la masa gire a 360 grados. Gracias a su posición en el borde del movimiento, no es necesario aumentar el grosor total del reloj, haciendo que ambos luzcan un perfil esbelto y permitiendo que el excepcional mecanismo de cronógrafo sea claramente apreciado a través del cristal de zafiro del fondo de la caja.

Desde hace mucho tiempo, el tourbillon es considerado como la apoteosis del arte relojero, y a pesar de haber sido inventado a finales del siglo XVIII, pocas manufacturas son capaces de crear su propio tourbillon. Una de las pocas en poseer esta maestría es Audemars Piguet, que ha lanzado más de 16 movimientos con tourbillon y que en 1986, se convirtió en el primer relojero en presentar un reloj de pulsera tourbillon ultraplano de carga automática.

Diseñado para compensar los efectos de la gravedad y aumentar la precisión, el tourbillon alberga el escape (el órgano regulador del reloj) en una diminuta jaula giratoria que hace girar en su eje cada minuto, impidiendo que el espiral permanezca estático y aumentando así la precisión.

El tourbillon del Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático trae este histórico dispositivo al siglo XXI en forma de puente de titanio ennegrecido. El maestro relojero necesita casi tres días para ensamblar la jaula del tourbillon, que consta de 85 componentes que sólo pesan 0,45 gramos.

Audemars Piguet es el maestro del cronógrafo – la pieza más antigua de la empresa es una versión 1881 ‘foudroyante’. A través de los siglos, ha desarrollado soluciones para el diseño que supone el cronógrafo, presentando uno de los calibres de cronógrafo más pequeños en un modelo de 22,5 mm en 1886 y produciendo su primer reloj de pulsera cronógrafo en los años veinte.

Esta larga experiencia se revela a sí misma en la rueda de pilares inmediatamente visible del Calibre 2897, que se distingue como uno de los mecanismos más finos de su categoría y coordina a la perfección las fases de inicio, parada y puesta a cero.

Calibre 2897 Audemars Piguet

Las personas que admiren la complicación en acción notarán la exquisita delicadeza con que la aguja del cronógrafo inicia el cronometraje, gracias al muelle de embrague especialmente diseñado para eliminar la característica brusquedad de los mecanismos menos eficaces.

Los ingenieros de Audemars Piguet han perfeccionado el sistema añadiendo un gancho antichoque. El meticuloso ensamblado y el ajuste a mano de los componentes del cronógrafo mejoran aún más su delicada funcionalidad proporcionando a los pulsadores un ‘tacto’ excepcional.

Pocos relojes poseen la distinción del Royal Oak Offshore, o son sinónimo de un estilo deportivo y confirmado. En esta versión, los conocedores del Royal Oak Offshore apreciarán los ocho tornillos hexagonales de acero pulido característicos de la marca, alojados en un bisel de cerámica negra, que luce superficies pulidas y satinadas para un acabado excepcional de sus ángulos depurados.

La sólida carrura es de carbono forjado – un material empleado en la industria aeroespacial y que Audemars Piguet fue la primera en utilizar en el original Royal Oak Offshore en 2007.

Los pulsadores están hechos de cerámica y titanio e implantados en protectores de titanio separados y sujetos a la caja con cuatro tornillos visibles.

Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático de AUDEMARS PIGUET

La esfera del Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático también será familiar para los aficionados de la gama, ya que ha sido decorada con el motivo característico “Mega Tapisserie” – con apertura a las 6 para apreciar el tourbillon en todo su esplendor.

El Royal Oak Offshore Tourbillon Cronógrafo Automático, cuyo lanzamiento tendrá lugar en el salón Watches & Wonders de Hong Kong, se producirá en una edición limitada de 50 ejemplares.

Referencia: 26550AU.OO.A002CA.01

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.