JAEGER Le-COULTRE Master Grande Tradition Grande Complication

Jaeger-LeCoultre vuelve a poner de relieve su maestría en el ámbito de los relojes con sonería con la reinterpretación de su Master Grande Tradition Grande Complication, que presenta un nuevo diseño magnífico. Esta edición llega después de la presentación de dos creaciones con repetición de minutos en 2019: el Master Grande Tradition Gyrotourbillon Westminster Perpétuel con el calibre 184 y el Master Grande Tradition Répétition Minutes Perpétuelle con el calibre automático 950.

La serie Master Grande Tradition encarna el ingenio relojero y la creatividad artística de JaegerLeCoultre, al fusionar innovaciones y complicaciones de formas novedosas y fascinantes. El nuevo Master Grande Tradition Grande Complication, última incorporación a la colección, saca partido de más de un siglo y medio de savoir-faire acumulado. Esta obra maestra de la ingeniería mecánica incorpora dos de las complicaciones relojeras más románticas y complejas desde el punto de vista técnico en la historia de la relojería: repetición de minutos y bóveda celeste. La complejidad del mecanismo va aún más lejos con un tourbillon volante orbital. Disponibles en oro rosa y blanco, las dos versiones de esta edición limitada de ochenta piezas presentan una nueva estética que reafirma la maestría de Jaeger-LeCoultre en el ámbito de los oficios artísticos.

REPETICIÓN DE MINUTOS PARA LA ERA MODERNA

Considerada por los relojeros la complicación relojera más compleja –y gratificante–, la repetición de minutos ofrece mucho más que un reloj: un instrumento musical en miniatura. La dificultad técnica de crear esta complicación reside en la complejidad del mecanismo requerido para traducir la hora precisa indicada por las agujas en una serie de golpes perfectamente programados. El desafío artístico radica en garantizar que dichos golpes generen un sonido rico, armonioso, puro y perfectamente audible.

En los últimos 150 años, la repetición de minutos ha gozado de una mayor presencia en la selección de relojes con complicaciones de Jaeger-LeCoultre. La maestría de la Grande Maison en el ámbito de los relojes con sonería se confirma con más de 200 calibres, entre los que se incluyen 100 calibres con repetición de minutos elaborados antes del año 1900. Desde mediados de los noventa, cuando JaegerLeCoultre recuperó este noble legado relojero, sus ingenieros y diseñadores han trabajado para redefinir el estándar de calidad acústica, recurriendo a la tecnología para salvaguardar y ajustarse a las tradiciones más preciadas de la relojería.

Uno de los elementos más importantes de los relojes con sonería es la forma en que el sonido se transmite desde el interior del reloj al oído humano. Aprovechando la calidad acústica suprema del cristal de zafiro sintético, los “timbres cristal” patentados de Jaeger-LeCoultre (presentados en 2005) se sueldan directamente al cristal de zafiro, que actúa como amplificador. Los timbres de perfil cuadrado presentados dos años más tarde proporcionan una superficie de contacto plana a los martillos, lo que garantiza golpes más contundentes y potentes, mientras que el material adicional ofrece una mayor masa vibracional y, por lo tanto, un sonido más complejo. Los martillos “trébuchet” articulados (presentados en 2009) emplean un principio mecánico similar al de las catapultas de contrapeso medievales de las que toman su nombre, lo que se traduce en una mejora notable de la velocidad y la fuerza del golpe del martillo.

Hasta el carillón más hermoso puede verse degradado por el sonido de fondo: Jaeger-LeCoultre resolvió este problema hace 125 años con su sistema silencioso patentado. Empleando fuerzas centrífugas para regular los golpes de los timbres, este sistema elimina el zumbido de fondo de los mecanismos de sonería de antaño. Se ha convertido en toda una referencia y se encuentra actualmente en casi todos los relojes de sonería de la Grande Maison.

UNA VISUALIZACIÓN CELESTIAL

El nuevo Master Grande Tradition Grande Complication encarna la indiscutible maestría de JaegerLeCoultre en complicaciones astronómicas con su complicación de bóveda celestial, que adorna la esfera del reloj.

Jaeger-LeCoultre reunió por primera vez las innovaciones técnicas de su repetición de minutos de nueva generación y una visualización astronómica en su Master Grande Tradition Grande Complication original de 2010. Aquel reloj también presentaba el tourbillon volante orbital, al integrarlo en el mecanismo como un dispositivo regulador.

Además de girar sobre su propio eje en 60 segundos, el tourbillon completa una vuelta de la esfera en sentido antihorario en un día sideral. Ligeramente más corto que un día solar (en el que basamos la medición del tiempo civil), un día sideral se basa en la rotación de la Tierra en relación con las estrellas “fijas”, lo que se traduce exactamente en 23 horas, 56 minutos y 4,1 segundos. El día sideral, casi cuatro minutos más cortos, es el que emplean los astrónomos para seguir el movimiento aparente de las estrellas en el cielo nocturno.

Un índice en forma de sol dorado fijado en el extremo del disco de las constelaciones indica la fecha, el mes, los signos del zodiaco, así como la escala de 24 horas marcada en el realce interior de la esfera. La hora civil se indica en los dos anillos concéntricos que completan la esfera: índices horarios aplicados en el primer anillo y minutos en el anillo exterior blanco plateado.

ESTÉTICA

Un movimiento excepcional merece un aderezo excepcional, y el nuevo Master Grande Tradition Grande Complication aporta una nueva expresión artística a esta fusión de complicaciones. En una reafirmación de la maestría de Jaeger-LeCoultre en diseño y oficios artísticos, el reloj se presenta en dos versiones: una combina el cálido lustre del oro rosa con una esfera negra, mientras la otra combina tonos azul intenso con los matices fríos del oro blanco y el brillo discreto de los diamantes talla baguette, presentados en un engaste en el bisel.

Una esfera con diversos niveles sublima la belleza del tema celestial, además de dejar ver el tourbillon recorriendo su órbita. En el nivel más profundo de la esfera, un disco azul medianoche o negro (según el modelo) queda decorado con estrellas diminutas. Encima, una delicada filigrana forma una bóveda, cuya estructura evoca el patrón de las constelaciones marcado en el disco celestial convexo. El mapa celestial es una representación del cielo nocturno del hemisferio norte, tal y como este se observa desde el paralelo 46, la latitud de la sede de Jaeger-LeCoultre en el Valle de Joux.

La nueva caja de la serie Master Grande Tradition, presentada en las dos creaciones con repetición de minutos de 2019, es el complemento perfecto de la artesanía de la esfera y la sofisticación del movimiento. Compuesta por más de 80 partes, su bisel convexo queda complementado por asas con biselados amplios; los lados ahuecados de las asas aportan tensión dinámica, mientras que la deslizadera de la repetición presenta una forma cónica, en una armonía perfecta con los laterales curvos de la caja. Las diferentes superficies han sido microgranalladas, pulidas y satinadas para maximizar los juegos de luz y enfatizar los detalles.

En todos los sentidos, el nuevo Master Grande Tradition Grande Complication es una clara muestra de la maestría imperecedera de Jaeger-LeCoultre en el ámbito de los relojes con sonería y de su dedicación para mantener el delicado equilibrio entre un deseo apasionado de innovar y un profundo respeto por la tradición.

Referencias: Q5262460 (versión de oro rosa, limitada a 8 piezas); Q5263480 (versión de oro blanco, limitada a 8 piezas).

Vídeo disponible en el Canal YouTube de Nuevos Relojes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.