HYT Skull Bad Boy

Skull. Bad. Boy. ¿Hace falta decir algo más? Su nombre ya es una presentación. Su aspecto nos revela algo más, pero no descubre toda su complejidad. ¡El Skull no muestra todas sus cartas! Cualquiera imaginaría que el cráneo que aparece en el centro del reloj es el elemento que dio origen a la creación del Skull Bad Boy, presentado por HYT en 2015. Pues no es así, el nuevo líquido negro que lo rodea es el responsable de este impulso creativo. El Skull Bad Boy está disponible en una edición limitada de 50 piezas.

HYT Skull Bad Boy

No se trata de una mera variación estética. Este negro opaco, tan simple a primera vista, cuenta con casi 12 meses de desarrollo a sus espaldas. Al igual que los otros cuatro colores desarrollados por HYT, el colorante negro tiene unas propiedades químicas únicas. Dichas propiedades influyen en su viscosidad, su coeficiente de dilatación, su resistencia a los rayos UV, etc.

Ha sido necesario partir de cero para crearlo. El objetivo: componer un fluido que se adapte a las exigencias de los movimientos de HYT, que no se pegue a la pared del capilar, que no se filtre a través del menisco ni interactúe a nivel molecular con los elementos con los que está en contacto. En otoño de 2015 se alcanzó el resultado esperado, que fue sometido a semanas de pruebas para verificar su estabilidad química.

Negro absoluto

Además de la química está la estética. Apostar por un fluido negro tiene sus consecuencias: mientras que el resto de colores creados por HYT reflejan toda o parte de la luz que reciben, el negro la absorbe por completo. La consecuencia es que resulta imposible ver la hora del Skull Bad Boy en la penumbra.

«Es una elección intencionada», explica Vincent Perriard, CEO de HYT. «Por supuesto, hubiésemos podido encontrar alguna solución para que se viese de noche. Pero si lo que queríamos era que el Skull Bad Boy fuese oscuro y sombrío, teníamos que hacerlo con todas las consecuencias. La noche pertenece al mundo de las sombras y las tinieblas. Es coherente con el espíritu del reloj».

Neuchâtel – Damasco

De forma conjunta con la introducción del líquido negro, HYT concibió un cráneo inspirado en el acero de Damasco, utilizado en los cuchillos y sables de los samuráis. La esfera la componen dos medias lunas adornadas con el motivo Clous de Paris. Para los índices, se ha elegido una fuente gótica que confiere al Skull Bad Boy un toque de rock. La caja de 51 mm de titanio revestido de DLC en negro mate, totalmente pulida con chorro de arena, viene acompañada de una correa inédita de piel de aligátor pulida con reflejos gris oscuro. La correa cuenta con un cierre de velcro, «para que pueda colocarse sobre una chaqueta de cuero de motorista», indica con una sonrisa Vincent Perriard.

El Skull presenta un nuevo material compuesto, creado según el espíritu del acero de Damasco. Un herrero de la región de Neuchâtel ha sido el encargado de dar vida a la materia prima: numerosas capas de acero y carbono plegadas y replegadas sobre sí mismas 256 veces. Normalmente, de una colada se obtienen cinco Skulls y no habrá nunca dos iguales.

El resultado nos muestra los reflejos tornasolados de los materiales de base: el gris se debe al acero y el tono negro del carbono es el resultado de la abrasión química. En su estado natural, el Skull presenta innumerables grietas que manifiestan el intenso trabajo de fundición al que ha sido sometido. HYT ha igualado esta superficie antes de aplicar una capa transparente de barniz.

Se ha mantenido toda la funcionalidad del Skull original. La indicación de la reserva de marcha se encuentra en el ojo derecho, que se oscurece conforme la pieza llega a las 65 horas de dicha reserva. En el ojo izquierdo aparece el disco de los segundos, girando constantemente, imperceptible.

Referencia 151-DL-43-NF-AS.

Comentar