GIRARD-PERREGAUX Place Girardet

Que homenaje más bello que cumplir 225 años de historia con tantos relojes únicos. La Manufactura Girard-Perregaux firma este año especial con “Girard-Perregaux Place Girardet”, una colección inédita y excepcional. Cada una de las esferas de los modelos se distingue por la combinación original de sus decoraciones. Y, por primera vez, el Puente de oro, emblemático de la Manufactura, se lanza por encima de un volante Microvar.

GIRARD-PERREGAUX Place Girardet

Gracias a un nuevo calibre automático manufactura, la apertura bajo el Puente de oro descubre esta vez el volante Microvar de inercia variable. Cada una de las esferas de esta colección, revela una plaqueta de oro, grabada de un año comprendido entre 1791 y 2016. Una cita en el centro de la esfera recuerda un acontecimiento notable ocurrido ese año, comenzando con la fundación de Girard-Perregaux, en 1791. La Manufactura refina todavía más la personalización de los relojes de la serie con esferas diferentes, por sus estilos de índice, de escala de los minutos así como por sus decoraciones: guillochées grano de cebada o fondo de cesta, satinados o todavía enarenados. 

La fuerza de una manufactura integrada

Los orígenes de Girard-Perregaux se remontan a 1791, cuando Jean-Franþois Bautte realiza sus primeros guarda tiempos. Pone en pie una manufactura que reúne todos los oficios de la relojería bajo el mismo tejado. Rara en la época, esta configuración, distingue todavía hoy a la de Girard-Perregaux y permite el control perfecto de cada una de las etapas de la realización de un reloj, con un cuidado extremo investido hasta en los últimos acabados.

La independencia de Girard-Perregaux le ofrece una libertad de innovación total. La prueba está en las más de 80 patentes registradas a su patrimonio. La serie ” Girard-Perregaux Place Girardet ” vuelve a trazar los momentos memorables de esta historia extraordinaria. Por ejemplo: en 1889 ya, Girard-Perregaux se lleva una medalla de oro en la Exposición Universal de París para su Tourbillon de tres Puentes de oro. Luego, en 1966, la Casa presenta Gyromatic HF de 1966, el primer movimiento de alta frecuencia con 36.000 alternancias por hora. En 2008, la Manufactura descubre otra innovación revolucionaria, el ” Escape Constante “, se trata de un escape a fuerza constante concebido según el principio físico del flambage nunca antes aplicado en relojería.

GIRARD-PERREGAUX Place Girardet

Más recientemente, en 2009, Girard-Perregaux presenta su nuevo volante a inercia variable, el Microvar, integrado este año en el movimiento de la serie ” Girard-Perregaux Place Girardet “. El corazón de un reloj, el volante divide la energía del movimiento en porciones iguales – el tic-tac famoso. Desarrollo exclusivo, el volante Microvar contiene seis tornillos y dos masas, situadas sobre sarga del volante. Esta combinación permite un arreglo más fino en la regulación de la energía, y en consecuencia una mejor precisión en la medida del tiempo. Desde hace 225 años, las innovaciones relojeras de Girard-Perregaux se suceden, y esto en todos los dominios de la medida del tiempo: diseño, complicaciones o cronometría. 

Esferas únicas

El frontal de los modelos de la colección muestra el emblemático Puente de oro de la Manufactura. Colocado a las 6, se muestra en cambio por primera vez por encima de las oscilaciones del volante Microvar. Para las esferas de la serie, Girard-Perregaux juega la alternancia entre colores, acabados, decoraciones y tipos de índice. Según los períodos, los índices también adoptan estilos variados.

A las 9, la plaqueta de oro, fijada directamente sobre el movimiento, aparece sobre la esfera a través de una ventanilla. En el centro, una cita subraya un acontecimiento  del año en cuestión: en la historia de Girard-Perregaux, en el de la relojería, pero también los hechos notables culturales, científicos o incluso políticos. Por ejemplo, el año 1808, con una esfera grabada guillochage flamboyant, celebra la Sinfonía N°5 de Beethoven. O todavía, la cita del modelo dedicado al año 1963, con una esfera azul enarenada, relata el viaje de la primera mujer al espacio.

A partir de este 225 aniversario, esta colección, como las futuras creaciones de Girard-Perregaux, fija un nuevo logotipo, marcado con el año 1791. Sobre cada una de estas esferas únicas, agujas de tipo ‘hoja’, indican la marcha del tiempo. 

El volante se revela como parte de la esfera

El fondo zafiro de la caja revela el calibre y su masa oscilante de oro, también grabada con la fecha de fundación de Girard-Perregaux, 1791. El nuevo calibre mecánico automático GP01800-0005 constituye una evolución del movimiento manufactura GP01800. En este nuevo desarrollo, a la arquitectura y al diseño totalmente revisados, Girard-Perregaux desplazó el volante a inercia variable  Microvar formando parte de la esfera, obteniendo así una animación inédita. El nuevo calibre GP01800-005 cuenta con 194 componentes. Ofrece las funciones horas,  minutos y segundos central. Su reserva de marcha asegura 54 horas de funcionamiento. Los artesanos de la Manufactura decoraron el movimiento según las técnicas tradicionales: cotes de Geneve y perlage sobre la platina y los puentes y soleillage sobre la masa oscilante. Un águila, símbolo de Girard Perregaux desde 1897 así como la mención a la edición especial aniversario están grabados sobre el movimiento.

GIRARD-PERREGAUX Place Girardet

En este 2016, año aniversario, la colección ” Girard-Perregaux Place Girardet “, es el resultado contemporáneo de más de dos siglos de maestria relojera, rinde homenaje tanto a la historia de la Manufactura como a sus oficios, desde el 1791.

 La caja del Girard-Perregaux Place Girardet, de oro rosa, tiene un diámetro de 41 mm, y una grosor ligeramente inferior a once milímetros. La caja y sus asas se prolongan con una pulsera de cocodrilo negro, equipado de un cierre déployante, de también oro rosa. El reloj tiene una estanquiedad garantizada a 30 metros.

Etiquetas:

Comentar