CHRONOSWISS Ouroboros para Only Watch 2015

Como segunda contribución para la subasta benéfica Only Watch, el fabricante de relojes Chronoswiss elige, una vez más, la excelencia de la artesanía artística. Chronoswiss presenta una interpretación atemporal del antiguo tema “Ouroboros” en un sofisticado reloj repetidor de cuartos (15 minutos). Ouroboros es un personaje mitológico que tiene la forma de una serpiente comiéndose su propia cola, formando un círculo completo. Desde tiempos de los antiguos egipcios, ha simbolizado la unidad cósmica y la recreación eterna. Una representación iconográfica muy antigua que se puede encontrar en la tumba de Tutankamón, pero también aparece en la mitología nórdica y asiático.

CHRONOSWISS Ouroboros para Only Watch 2015

Metafóricamente, el Ouroboros puede considerarse como un símbolo del eterno ciclo de tiempo y el infinito, que a su vez es una analogía maravillosa para un reloj, por lo que es casi como si estuviera predestinado a adornar una esfera de reloj. Por lo tanto, este concepto ha sido traducido a un reloj intrigante con una alta proporción de exigente artesanía. Situado en una caja hecha de oro blanco macizo, el Ouroboros ha sido grabado a mano en una esfera de oro blanco maciza. Se trata de un proceso lento y extremadamente elaborado que da como resultado una serpiente en tres dimensiones con una hermosa pátina de recubrimiento. En el centro de la esfera, rodeada por el cuerpo del Ouroboros, el oro blanco ha sido adornado con Côtes de Genéve en antracita galvánica, a juego con el color de la correa del reloj, fabricada a mano con piel de aligátor.

Mientras que la esfera recibe mucha atención, el interior del reloj, que se puede ver a través del fondo transparente, también crea una gran cantidad de fascinación. El cristal de zafiro le permite seguir el movimiento del calibre manufactura, con su masa oscilante decorada a mano con guilloché. El repetidor de cuartos, una de las más grandes complicaciones en el campo de la relojería, se implementa con un mecanismo de sonería compuesto por dos carrillones. Chronoswiss es el único fabricante que ha resuelto esta complicación con un gatillo. Un pequeño martillo golpea su gong para indicar el número de horas (“ding”), entonces dos pequeños martillos golpean contra dos gongs meticulosamente afinados para indicar el número de cuartos de hora (“ding-dong”). El sonido del reloj “Ouroboros” es cristalina, puro y verdaderamente hermoso; casi una contradicción a la fascinante bestia de su esfera.

Comentar