CHOPARD L.U.C Perpetual T

Chopard presenta una nueva interpretación de una pieza icónica de la colección L.U.C: el L.U.C Perpetual T. Expresión de la alta relojería según Chopard, a partir de ahora está disponible en una versión en platino. La nobleza de sus complicaciones, el logro de sus decoraciones y su discreta sofisticación resumen las exigencias nacidas de la tradición de Louis Ulysse Chopard. Su tourbillon cohabita con un calendario perpetuo de alta legibilidad, en un reloj de estética muy elaborada. Con certificado de cronometría del COSC por su precisión, y grabado con el Punzón de Ginebra por la calidad de su factura, el L.U.C Perpetual T no es solo una demostración de maestría, se trata de un reloj para vivir, elegante y funcional.

CHOPARD L.U.C Perpetual T

Con el L.U.C Perpetual T, Chopard ejecuta una de las combinaciones más prestigiosas en materia de relojes: el acoplamiento de un calendario perpetuo y un tourbillon. Combinados con una duración de la marcha de más de una semana,  inscriben a este nuevo reloj en la categoría de los relojes más nobles. En relojería, este título se obtiene, tanto por el dominio de la complejidad técnica, como por la búsqueda de una estética total.

El L.U.C Perpetual T: un calendario perpetuo de legibilidad óptima  

El calendario perpetuo es una apuesta técnica, pero también ergonómica. Indicar la fecha completa teniendo en cuenta la duración variable de los meses, incluyendo los años bisiestos, es un desafío al que el calibre L.U.C 02.15-L se debe enfrentar permanentemente. El L.U.C Perpetual T sitúa en primer plano el calendario en forma de una gran fecha de doble ventana. A las 9 horas, el día de la semana se impone sobre una indicación día/noche. Y a las 3h, los meses cohabitan con la indicación de los años normales y los bisiestos. La búsqueda de la ergonomía supera esta única legibilidad. Con los cuatro barriletes del sistema Quattro, el L.U.C Perpetual T dispone de una duración de la marcha de 9 días.  Para no sobrecargar a la esfera, el indicador de la reserva de marcha está situado en la parte posterior del reloj y es visible a través de un fondo de cristal de zafiro transparente.

CHOPARD L.U.C Perpetual T

Una precisión certificada…

El tourbillon del L.U.C Perpetual T se sitúa en la parte inferior de la esfera a las 6 horas. Está dominado por un puente de acero meticulosamente pulido. Su constante rotación alrededor de su eje permite que la marcha del reloj se sustraiga a la influencia de la fuerza de la gravedad. Cada L.U.C Perpetual T ha superado con éxito los tests del Control Oficial Suizo de Cronometría. El COSC prueba la precisión de la marcha y no entrega su certificado de cronometría más que a los relojes que se encuentran dentro de sus tolerancias. Chopard, que presenta regularmente relojes con tourbillon al concurso internacional de cronometría del Locle, aporta de este modo la prueba de que el tourbillon de su  L.U.C Perpetual T cumple bien su misión y lo recuerda en la misma esfera con la superposición de la mención Chronometer.

…y una estética elaborada

 La esfera del L.U.C Perpetual T  de oro macizo está adornada con un motivo en guilloché a mano. Resplandece desde la gran fecha y cruza los índices, aplicados en forma de números romanos, que marcan las horas. Los contadores de color gris pizarra del calendario perpetuo están también guillochés, con el fin de separar las funciones y reforzar los contrastes. Todo el calibre L.U.C 02.15-L se ha decorado a mano según las reglas de la alta relojería. Las platinas están perladas, los tornillos pulidos, los puentes biselados y adornados con un motivo de Côtes de Genève en vertical, y los rubíes están engastados en chatones de oro. Estas piezas han sido pacientemente pulidas y suavizadas a mano. La calidad de estos tratamientos, en combinación con la elección del concepto, permite al L.U.C Perpetual T exhibir el Punzón de Ginebra, el certificado más prestigioso de la relojería suiza.  Las asas de su caja de 43mm afinan el reloj, proporcionando a su usuario una extraordinaria comodidad. El último toque de elegancia de este reloj de alta manufactura se lo aporta una correa de cocodrilo negro cosida a mano y forrada de cocodrilo.

La iniciativa de toda la creación de los relojes L.U.C consiste en una búsqueda de la excelencia en todos los aspectos del reloj. Complicación elegante, precisión y cinemática del tourbillon, el L.U.C  Perpetual T se admira y se lleva puesto. Su certificado COSC y el Punzón de Ginebra, son la prueba de la exigencia con la que la manufactura de Chopard produce sus relojes de prestigio. Naturalmente extraordinario por la complejidad de su realización, el  L.U.C Perpetual T de platino forma parte de una serie limitada. Acaba de ocupar su puesto, ya para siempre, en la cumbre de la colección L.U.C.

Referencia 161940-9001. Edición limitada de 25 piezas.

 

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.