CHOPARD L.U.C Flying T Twin

En 25 años de existencia Chopard Manufacture jamás ha cesado de dar testimonio de investigación constante, de innovación y de superación. El desarrollo de su movimiento automático con tourbillon volante, denominado L.U.C 96.24-L, representa un ejemplo emblemático de todo ello. Desde 2019 equipa a algunas de las series limitadas de la colección L.U.C al ritmo de sutiles interpretaciones destinadas a los hombres y mujeres amantes de la nobleza relojera.

Un tourbillon en libertad, innovador y certificado

Un tourbillon volante se caracteriza por la ausencia de puente superior. La jaula del tourbillon, al estar sostenida únicamente por el puente inferior, parece volar, creando un efecto de transparencia a través del movimiento. Surgido de los desarrollos del primer calibre de Chopard Manufacture, el L.U.C 96.01-L que se presentó hace 25 años es de una delicadeza similar, es decir, mide tan solo 3,30 mm, lo que sitúa al modelo  L.U.C Flying T Twin entre los relojes con tourbillon volante más planos del mercado.

Algo rarísimo en un tourbillon, el movimiento L.U.C 96.24-L está equipado con una función de parada de segundos que permite una puesta en hora precisa. Además, esta precisión ha sido certificada por el Control Oficial Suizo de Cronometría, como demuestra la inscripción « Chronometer » situada en la esfera bajo el logo.

Gracias a sus dos barriletes superpuestos, que aparecen en el nombre del reloj con la adición de la palabra «Twin», en referencia a la tecnología Chopard Twin, el movimiento garantiza 65 horas de reserva de la marcha y su carga automática se efectúa mediante un microrrotor de oro de 22 quilates cuya densidad influye también en la delgadez del movimiento. Ejecutado por los artesanos de la Manufacture, cada uno de sus componentes está decorado con Côtes de Genève, lo que vuelve a demostrar la preocupación por el detalle que va unida a la relojería L.U.C.

El equilibrio entre elegancia y tecnicidad

Si el modelo L.U.C Flying T Twin late al ritmo de un calibre excepcional visible a través de un fondo transparente, también fascina a los coleccionistas gracias a su proeza estética, como atestigua el Punzón de Ginebra, que reconoce las cualidades estéticas y técnicas de cada uno de los relojes que certifica.

Reloj extraplano, el L.U.C Flying T Twin está realizado en oro ético blanco de 18 quilates tallado en unas formas estilizadas que permiten concentrar la atención en sus detalles excepcionales. Empezando por su esfera azul, realizada en oro macizo galvanizado con guilloché a mano en un motivo central de alveolos que se introdujo en la colección L.U.C en 2017, en referencia al primer logotipo de Louis-Ulysse Chopard, y que simboliza una colmena. Un motivo azulado ocupa la vuelta de las horas marcada con unos índices rodiados de total sobriedad. Por su parte, la vía férrea y las aplicaciones « L.U. Chopard », « Chronometer » y « Swiss Made » son doradas.  

Una abertura de gran diámetro practicada a las 6h ofrece una vista a través del movimiento. La ligereza del tourbillon volante también se aprovecha para crear un efecto de transparencia y de profundidad. Sobre la jaula del tourbillon se ha colocado el segundero pequeño.

Para completar el diseño, la caja de esta nueva serie L.U.C Flying T Twin está montada sobre una correa azul de cuero de aligátor cosida a mano y forrada de cuero de aligátor coñac.

Entre tradición y modernidad: los 25 años de la colección L.U.C

Desde 1996 Chopard Manufacture expresa el concepto visionario de Karl-Friedrich Scheufele, copresidente de la Casa. 25 años después de la presentación de su primer movimiento la Manufacture ha adquirido tal madurez que hoy en día presenta una oferta que cubre el conjunto de todas las complicaciones relojeras, que se llevan a cabo internamente, en una alianza de tradición y de innovación. Entre ellas, los talleres se han convertido en maestros de la realización de creaciones tan complejas como el tourbillon volante.

Desde el concepto del movimiento hasta los ajustes y el control de calidad, pasando por el diseño del producto terminado, la fundición del oro, el estampado y la realización de las cajas y los componentes de los movimientos, el grabado y la decoración tradicional a mano, el engaste, el tratamiento de las superficies, el pulido y el ensamblado, Chopard domina en sus talleres suizos de Ginebra y de Fleurier la totalidad del proceso de producción de cada una de las creaciones de la colección L.U.C. Obra de unos artesanos experimentados, estos relojes de diseño sencillo y depurado reflejan el nivel más alto de sofisticación mecánica.  

Referencia 161978-1001.

Vídeo disponible en el Canal YouTube de Nuevos Relojes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.