BELL & ROSS BR-X1 Chronograph Tourbillon

El BR-X1, un cronógrafo de alta tecnología y aire deportivo, robusto y sofisticado al mismo tiempo, inauguró una línea nueva en Bell & Ross y escribió un capítulo inédito de la saga de la marca. Con un diseño revolucionario e inspirado, como debe ser, en la instrumentación aeronáutica, la línea BR-X1 ha evolucionado con un modelo excepcional de la alta relojería: el BR-X1 Chronograph Tourbillon. Este precioso instrumento de medición combina los códigos estéticos viriles de la marca con el refinamiento técnico de la alta relojería de Bell & Ross.

BELL & ROSS BR-X1 Chronograph Tourbillon

DEL BR-X1 AL BR-X1 CHRONOGRAPH TOURBILLON

Un reloj blindado, creativo, musculoso y técnico, el BR-X1 se diferencia desde su nacimiento, gracias al diseño innovador de su caja de 45 mm hecha de materiales múltiples. Los tornillos funcionales no indexados, la singular estructura de su caja y los botones conmutadores, que permiten accionar las funciones del cronógrafo, se diseñaron para contribuir a su solidez y ergonomía. En las nueve horas, se integró una inserción de “tope ergonómico” para garantizar una mejor sujeción al activar las funciones del cronógrafo. La arquitectura masculina y revolucionaria de este reloj todoterreno de nueva generación permitía, gracias a su diseño, infinitas combinaciones y abría enormes posibilidades creativas. Símbolo máximo del savoir-faire de Bell & Ross, el BR-X1 Chronograph Tourbillon es el primer capítulo de esta evolución, que reúne grandes complicaciones relojeras con el respeto por la inspiración aeronáutica, tan valorada por la marca.

BELL & ROSS BR-X1 Chronograph Tourbillon

La caja de 45 mm conserva su sofisticación: monopulsador conmutador, inserción de apoyo del pulgar, silueta viril. Su construcción arquitectónica permanece intacta con su “contenedor” de titanio de grado 5 que ofrece ligereza, robustez y hermeticidad. El revestimiento, el bisel, las fijaciones, el apoyo del pulgar, los topes, el protector de corona, la corona y el fondo pueden ser de oro rosa de 18 quilates o de titanio. La versión con gran complicación del BR-X1 solo podía ser un cronógrafo: complicación por excelencia de la aviación que permite medir tiempos cortos, y que se ha impuesto como una herramienta indispensable en la navegación aérea. La complicación tradicional de la aviación se reinterpreta aquí con acabados de alta relojería y una verdadera voluntad de aligerar el reloj. Para motorizar lujosamente esta versión de gama alta de su BR-X1, Bell & Ross ha desarrollado un movimiento de alta relojería excepcional: un tourbillon de cronógrafo esqueleto monopulsador de cuerda manual. Este movimiento de alta relojería con gran complicación es una auténtica maravilla de la tecnología, con sus 282 componentes y 35 rubíes, que laten a 21 600 alt/h.

TOURBILLON Y CRONÓGRAFO ESQUELETO MONOPULSADOR

Una expresión sofisticada y contemporánea de una línea de relojes de alta tecnología y ultraviriles, la “carlinga” del B R-X1 se consolida como un nuevo territorio de creación para Bell & Ross, que siempre ha fabricado relojes profesionales bajo criterios técnicos rigurosos en términos de legibilidad, funcionalidad, precisión y fiabilidad. La integración de varias complicaciones nobles (tourbillon, cronógrafo monopulsador, indicador de reserva de marcha), en la caja cuadrada y sobreprotegida del BR-X1, enfatiza la intención de reunir alta relojería con robustez extrema, refinamiento con instrumentación profesional, tradición con un anhelo de modernidad. Un reloj singular, el BR-X1 Chronograph Tourbillon es todo esto, y mucho más.

El BR-X1 de nueva generación es un cronógrafo tourbillon esqueleto monopulsador, dotado de una rueda de columnas, que ofrece una visualización de las horas y de los minutos en el centro para lograr una lectura tradicional del tiempo, así como de un indicador de reserva de marcha de 100 horas (4 días) en las 9 horas. Reloj de una sofisticación extrema, el BR-X1 Chronograph Tourbillon también posee un contador de 30 minutos en las 10 horas y un contador de 60 segundos en las 2 horas para visualizar los tiempos cortos. El dispositivo se activa con una báscula de monopulsador –situada en las 2 horas– que controla las funciones Start, Stop y Reset. De una inaudita nobleza relojera, el contador de los minutos del cronógrafo se anima mediante una aguja saltante semiinstantánea, y no con una aguja “traînante” tradicional. El contador de los segundos del cronógrafo está equipado con una aguja “traînante” de seis impulsos por segundo. Muy contemporáneo en su diseño y sus acabados, el esqueletizado excelentemente logrado del movimiento permite observar la excepcional mecánica de este “reactor relojero” durante la puesta en marcha, la parada y la vuelta a cero del cronógrafo. De esta forma, el desplazamiento de la palanca de embrague en las 4 horas, y el engranaje de la rueda de embrague, pueden admirarse a simple vista, como un ballet relojero de una tecnicidad sorprendente. Los látigos de puesta a cero son muy visibles en las horas 11 y 1. La rueda de columnas, una pieza central y muy sofisticada de este movimiento de gama alta, permite una operación más suave en el manejo de las funciones de cronógrafo: característica muy apreciada por los amantes de la alta relojería.

movimiento Bell & Ross calibre BR-CAL.283

El tourbillon, visible en su cage en las seis horas, es el máximo garante de la precisión. Inventada en 1801, esta complicación es considerada la más noble de todas y su función es compensar con exactitud las diferencias de medición debidas a la gravedad de la tierra cuando está en una posición vertical; de esta forma, se obtiene un movimiento de mayor precisión. La cage “volante” del BR-X1 Chronograph Tourbillon está montada sin puente de soporte, y da la impresión de flotar o “volar” y de no estar sujeta. Para resolver este desafío a las leyes de la mecánica fue necesario reunir el talento de los ingenieros de la casa, quienes trabajaron en una estrecha colaboración con los mejores maestros relojeros suizos. El resultado combina la precisión técnica con la belleza cinética en este tourbillon volante con cage troquelada en las 6 horas. Como una firma discreta, el emblemático símbolo “&” de la marca el ritmo de los segundos.

BELL & ROSS BR-X1 Chronograph Tourbillon

Respetando la filosofía de Bell & Ross, que reúne tradiciones relojeras e innovaciones tecnológicas, los acabados del movimiento y de la caja del BR-X1 Chronograph Tourbillon observan los códigos de la alta relojería. Los acabados son impecables: satinados y pulidos, tratamiento de los ángulos (achaflanado), pulido y perlado. El puente del cronógrafo y la cage del tourbillon son de rutenio. El esqueletizado del movimiento permite admirar el volante a través de la esfera. En la parte anterior, el cristal es de zafiro con tratamiento antirreflejos para garantizar una resistencia y una legibilidad óptimas. La esfera, de cristal de zafiro de color gris con índices metálicos aplicados e inserciones fotoluminiscentes, tiene una transparencia que permite apreciar este movimiento esqueletizado excepcional. El cristal de zafiro del fondo de caja se abre sobre la geometría de las platinas que son una delicia para la vista. Sus agujas facetadas y los índices con tratamiento de Superluminova®, ofrecen una excelente legibilidad. Hecha de dos materiales —caucho de alta resistencia con inserción de piel de aligátor— la correa está equipada con una hebilla en acero satinado y titanio de grado 5, o de oro rosa de 18 quilates.

TITANIO DE GRADO 5, ORO ROSA Y DIAMANTES: LOS MATERIALES A ELEGIR
Un reloj pleno de alta tecnología sofisticada, el BR-X1 Chronograph Tourbillon se encuentra disponible en dos versiones: titanio de grado 5 u oro rosa, con diamantes engastados o sin ellos. Ultraligero y muy resistente, con distintos tonos de gris, el modelo de titanio de grado 5 se revela como el más viril. El titanio de grado 5 es una calidad de titanio usado en aeronáutica dadas sus cualidades superiores de dureza y resistencia a la corrosión, a la erosión y a temperaturas elevadas (estable hasta 600 °C). Es una aleación de titanio reforzado con vanadio y aluminio, que es 40 % más ligero y 60 % más duro que el acero.

BELL & ROSS BR-X1 Chronograph Tourbillon

En su carlinga de oro rosa de 18 quilates, el BR-X1 Chronograph Tourbillon hace hincapié en los códigos de la elegancia y de la belleza, sin perder un ápice de su sofisticación técnica ni de su robustez. De esta forma, brinda una imagen más suave a la silueta masculina de este instrumento profesional definitivo de ergonomía probada. Estas dos versiones también se encuentran disponibles en modelo de joyería: bisel de titanio de grado 5 con 46 diamantes de talla baguette (2,3 ct) engastados en el modelo de titanio y bisel de titanio y oro rosa con 46 diamantes de talla baguette (2,3 ct) engastados en el modelo de oro rosa para lograr una imagen inédita con un brillo de gran singularidad.

LA COMPLICACIÓN DE ALTA TECNOLOGÍA POR EXCELENCIA

Para deleite de los amantes de los relojes poco comunes y de altas prestaciones, Bell & Ross ha logrado lo impensable: combinar la precisión sofisticada de una gran complicación de relojería con la tecnicidad funcional de un instrumento profesional. Síntesis perfecta del savoir-faire de Bell & Ross en el campo de los relojes profesionales, y de la alta complicación relojera, el BR-X1 Chronograph Tourbillon se define como un instrumento excepcional de diseño vanguardista. De líneas ultramasculinas, con un diseño revolucionario y una naturaleza sofisticada, el cronógrafo BR-X1 combina deportividad, tecnicidad y acabados de primerísima calidad. Es un reloj excepcional.

BELL & ROSS BR-X1 Chronograph Tourbillon

Referencias: BRX1-CHTB-TI (titanio), BRX1-CHTB-TI-D (titanio y diamantes), BRX1-CHTB-PG (oro rosa) y BRX1-CHTB-PG-D (oro rosa y diamantes).

Comentar