Transocean Chronograph 1915 de BREITLING

Hace un siglo Breitling creaba el primer pulsador de cronógrafo independiente. Para celebrar este invento revolucionario que iba a transformar la fisionomía del cronógrafo, la marca propone una serie limitada de su modelo Transocean, con un nuevo calibre manufactura exclusivo y un diseño inédito que reinterpreta el célebre pulsador de 1915. Este modelo está editado en una serie limitada de 1.915 ejemplares. Una pieza de colección para todos los amantes de cronógrafos.

reloj Transocean Chronograph 1915 de BREITLING

Los cronógrafos de bolsillo sólo disponían de un pulsador alojado en la corona para efectuar las funciones de puesta en marcha, parada y vuelta a cero. En 1915, Breitling ‒especialista de relojes técnicos‒ se alza como una de las primeras marcas en proponer un cronógrafo de pulsera. Pero al pasar del bolsillo a la muñeca, la firma introduce una innovación que no pasa desapercibida. Gaston Breitling (hijo del fundador) tiene la genial idea de separar más claramente las funciones creando para los tres mandos del cronógrafo un pulsador independiente de la corona. Apostando por la ergonomía, decide colocar este pulsador en posición 2h, el emplazamiento más idóneo para accionar el pulgar o el índice, tanto si se lleva el reloj en la muñeca como en el hueco de la mano. En 1923, Breitling perfeccionará este sistema separando las funciones de “puesta en marcha/parada”, accionadas desde el pulsador en posición 2h, de la de “vuelta a cero”, activada desde la corona. Esta innovación patentada permitirá acumular varios tiempos sucesivos sin tener que volver a poner las agujas a cero ‒ya se trate de cronometrar una competición deportiva, un proceso científico o un tiempo de vuelo. En 1934, Breitling dará finalmente al cronógrafo su fisionomía actual creando el segundo pulsador independiente, exclusivamente destinado a la función de vuelta a cero. Un inveento patentado rápidamente adoptado por toda la competencia.

Transocean Chronograph 1915 de BREITLING

Para conmemorar esta fecha decisiva de su historia, y de toda la historia de la relojería, Breitling ha creado el Transocean Chronograph 1915. Lejos de contentarse con una simple reedición del modelo original, la firma ha querido reinterpretarlo desde un punto de vista técnico y estético. La caja de acero (43mm x 14,60mm), diseñada según el estilo depurado de la colección Transocean, va dotada del célebre pulsador en posición 2h, pero rediseñado, alargado, integrado, que potencia aún más su funcionalidad y es hermética hasta los 100 metros (10 ATM). Una apuesta por el confort y la ergonomía muy en la línea de Gaston Breitling. Para que este pulsador único pueda accionar sucesivamente las funciones de puesta en marcha, parada y vuelta a cero, los relojeros e ingenieros de Breitling han dotado al nuevo calibre manufactura Breitling B14 de cuerda manual, oficialmente certificado cronómetro, de un sistema muy ingenioso de doble rueda de pilares en dos niveles, que se acciona mediante unos mandos de cronógrafo articulados, igualmente en dos niveles. El calibre late a una frecuencia de 28.800 alternancias por hora, tiene 33 rubíes y una reserva de marcha de 70 horas.

Transocean Chronograph 1915 de BREITLING

Una construcción novedosa que ha sido objeto de un registro de patente. La esfera con dos zonas plateadas, dotada de pequeño segundero y contador 30 minutos, va adornada con grandes cifras árabes y agujas tipo “bastón” realzadas con un revestimiento luminiscente de acabado patinado. Una nota vintage potenciada por la antigua firma Breitling y el brazalete de acero trenzado. Un fondo de zafiro permite contemplar la construcción inédita del movimiento de cronógrafo monopulsador, con grabado “100e anniversaire 1915-2015” (100 aniversario 1915-2015).

Transocean Chronograph 1915 de BREITLING

Comentar