FRÉDÉRIQUE CONSTANT Flyback Chronograph Manufacture

El Flyback Chronograph Manufacture, desarrollado desde cero, fabricado y ensamblado internamente durante un periodo de seis años, es una auténtica maravilla de la relojería. Pero hay más: Frederique Constant ofrece sus relojes provistos del calibre Flyback Chronograph Manufacturer a un precio minorista de 3.695 euros. No, no es ningún sueño: el Manufacture Flyback Chronograph, por debajo de 4.000 euros.

FRÉDÉRIQUE CONSTANT Flyback Chronograph Manufacture

Función Flyback Chronograph

La complicación FC-760 se inspira en los cronógrafos flyback de los años 30 del siglo pasado y aspira a ir más allá de la construcción de los cronógrafos convencionales. La función de cronógrafo estándar se utiliza como cronómetro para medir el tiempo durante un intervalo concreto. En cambio, gracias a la función flyback, el usuario puede utilizar el cronógrafo sin tener que volverlo a poner a cero una y otra vez: basta con pulsar el botón para que la aguja del cronógrafo se detenga, se ponga a cero y se vuelva a poner en marcha. Esta función resulta imprescindible para cronometrar intervalos en las competiciones de carreras.

Rueda patentada en forma de estrella

Una característica inconfundible de los cronógrafos de alta calidad es la rueda de pilares, que gira sobre cojinetes y permite controlar las funciones de puesta en marcha, paro y reajuste. En los mecanismos convencionales, este elemento cuenta con varios pilares. Sin embargo, en el calibre FC-760, la rueda de pilares no es de tipo estándar, sino que tiene forma de estrella. Junto a la palanca de accionamiento, que se controla mediante el botón de puesta en marcha/paro, este componente es el responsable de que el mecanismo funcione con una suavidad excepcional. 

FRÉDÉRIQUE CONSTANT Flyback Chronograph Manufacture

Desarrollo inteligente

El equipo de relojeros expertos de Frederique Constant ha trabajado de forma infatigable para llevar la ambición innovadora de la marca a nuevos territorios. El resultado es una de las complicaciones relojeras más complejas, debido al conocimiento necesario para crearla y la habilidad que exige a los relojeros responsables del ensamblaje. Tras un largo proceso de dibujo, diseño, realización de prototipos y realización del modelo final, los expertos de la marca han conseguido superar todos los obstáculos. Gracias a su dominio de la geometría y las fuerzas, así como a sus meticulosos ajustes, han dado vida al FC-760, un movimiento nuevo y fiable realizado internamente por Frederique Constant.

Para este movimiento, la marca se inclinó por una construcción de tipo modular. El resultado es un movimiento poderoso formado por 233 componentes (de los que solo 96 corresponden al módulo Flyback) y provisto de un rotor que gira en ambas direcciones y una reserva de marcha de 38 horas. El ingenio de Frederique Constant en la construcción del mecanismo de cronógrafo se hace patente, entre otros aspectos, en el hecho de que solo se han utilizado 96 componentes. Los escépticos podrían afirmar que un número tan reducido de componentes seguramente va en detrimento de la calidad, pero no es el caso. Basta con pulsar por primera vez el botón situado sobre la corona para contemplar hasta qué punto las relaciones funcionales del reloj son fruto de una reflexión exhaustiva. El usuario nota claramente una resistencia, que se corresponde con el sistema de protección pensado para evitar errores de manipulación, pero pese a este sistema, la acción de pulsar se lleva a cabo con extrema suavidad, y lo mismo ocurre con las operaciones de paro y reajuste.

FRÉDÉRIQUE CONSTANT Flyback Chronograph Manufacture

El elemento básico de todos los cronógrafos es el embrague, cuya función es conectar, siempre que resulte necesario, la fuente de alimentación, es decir, el movimiento del reloj, con los engranajes situados debajo de la esfera. Para conseguirlo, los relojeros se basan en tres grandes tipos de diseño: el clásico acoplamiento de ruedas horizontal, el también tradicional piñón oscilante y la solución moderna, a saber, el embrague de fricción vertical. Sin embargo, los diseñadores del FC-760 han desplegado su ingenio para crear un nuevo tipo de componente oscilante que cuenta con dos piñones dentados y conecta los dos niveles al pulsar el botón. En el nivel inferior, es decir, en el movimiento del reloj en sentido estricto, se inicia la rotación del segundero central y, a través del componente superior correspondiente, esta rotación se transmite al mecanismo de accionamiento a fin de hacer girar las agujas del cronógrafo. Al mismo tiempo, el segundero central inferior impulsa el segundero situado a las 9 horas, que gira continuamente al unísono. Las rotaciones de la aguja del cronógrafo son “registradas” por el contador de 30 minutos situado a las 3 horas.

Al volver a pulsar el botón de puesta en marcha/paro, la palanca de embrague gira ligeramente y el cronógrafo se detiene. En ese momento, para conseguir la máxima legibilidad una pequeña palanca de bloqueo garantiza que las dos agujas se detengan exactamente en la última posición seleccionada. Esta operación de paro se puede repetir con la frecuencia que se desee utilizando el botón superior. El cronógrafo no se pone a cero hasta que se pulsa el botón situado a las 4 horas.

Función flyback directa “en línea”

Gracias a ella, al pulsar el botón una sola vez el cronómetro se pone en marcha desde cero. En este caso, el botón situado a las 4 horas y su mecanismo asociado inician tres acciones que se realizan rápidamente una tras otra: primero se desengrana el embrague; luego el cronógrafo se vuelve a poner a cero mediante un martillo monopieza, cuyas superficies inclinadas hacen girar los corazones de puesta a cero de forma que las agujas se vuelvan a colocar de forma vertical, y, finalmente, el embrague se engrana de nuevo al soltar el botón. Esta secuencia extremadamente compleja de movimientos se produce directamente desde el botón hasta la palanca de embrague. Este tipo de flyback instantáneo es otro de los detalles únicos integrados en la construcción del nuevo calibre FC-760.

Y, como último aspecto no menos reseñable, tenemos que citar la forma cuidadosamente diseñada y la unión no basada en la fuerza del módulo de cronógrafo con el movimiento básico del reloj. El resultado es una conexión fiable y, por encima de todo, una conexión que ahorra energía entre los dos mecanismos, ambos producidos internamente.

FRÉDÉRIQUE CONSTANT Flyback Chronograph Manufacture

Diseño característico de Frederique Constant

El Flyback Chronograph Manufacture de Frederique Constant posee las características básicas que convierten en inconfundibles a los relojes de la marca. Esta colección se presenta en dos versiones principales, una de aspecto informal con una esfera lisa de color plateado o gris oscuro y otra de aspecto más clásico, con una esfera plateada con decoración guilloché “Clous de Paris”, números romanos impresos de gran tamaño y de color negro y agujas estilo Breguet. Ambas versiones se encuentran disponibles en acero inoxidable o en acero inoxidable chapado en oro rosa. Los contadores de 30 minutos, fecha manual y segundero pequeño se encuentran situados a las 3, las 6 y las 9 horas, respectivamente. Como señas de identidad de un movimiento Manufacture, el nuevo FC-760 tiene decoraciones perladas y “Côtes de Genève” visibles a través del fondo transparente.

 

Etiquetas:,

Comentar