ALPINA Full Black Alpiner 4 Manufacture Flyback Chronograph

Con el lanzamiento en Baselworld 2015 de su primer cronógrafo manufactura automático de desarrollo propio, Alpina firmó una importante primicia en sus 132 años de historia. Con su calibre automático flyback equipado con tecnología patentada “Direct Flyback”, Alpina no solo introdujo su primer calibre de cronógrafo de desarrollo propio, sino que también innovó y simplificó de manera ingeniosa el mecanismo de flyback y de puesta a cero. Como novedad para la feria Baselworld 2016, Alpina se complace en presentar su nuevo “Full Black” Alpiner 4 Manufacture Flyback Chronograph. 

ALPINA Full Black Alpiner 4 Manufacture Flyback Chronograph

El cronógrafo flyback

En general, los cronógrafos de cualquier tipo se basan en movimientos de reloj absolutamente estándar y, en particular, en un diseño de Lépine que cuenta con un segundero pequeño en el lado opuesto a la corona de remontuar y ajuste de la hora. En los relojes de pulsera, esta aguja figura en una subesfera a las 9 horas. Los relojeros pueden montar este sofisticado mecanismo, que permite medir los intervalos de tiempo sin detener el movimiento principal, situado justo debajo de la esfera o en la parte trasera del reloj. La posición que se elija no afecta a la función de paro. Tradicionalmente, existen dos tipos de construcción de un mecanismo de cronógrafo: integral y modular (fijado al movimiento del reloj). Este último tipo ofrece como ventaja una mayor flexibilidad, puesto que, con las adaptaciones adecuadas, se puede integrar en una amplia variedad de calibres manuales y automáticos. Además, el cronógrafo se puede montar y probar de forma independiente de la “unidad de alimentación” e incluso sustituirse por completo, en caso de que resulte necesario, lo cual permite ahorrar tanto tiempo como dinero.

El nuevo calibre AL-760 Manufacture Automatic Flyback Chronograph

Setenta y siete años después de inventar el concepto del reloj deportivo, Alpina va un paso más allá al crear un cronógrafo íntegramente desarrollado, producido y ensamblado en su manufactura y equipado con una función flyback.

Entre el concepto inicial y el comienzo de su producción en las montañas suizas transcurrieron más de tres años. Para el nuevo calibre AL-760, los técnicos decidieron adoptar una estructura modular basada en el AL-710, un calibre muy fiable y robusto que cuenta con una frecuencia de volante de 4 hercios, segundero central y aguja de la fecha a las 6 horas.

Este poderoso movimiento AL-760, de 233 componentes (de los cuales 96 corresponden al módulo flyback) con un rotor que funciona en ambas direcciones y con una reserva de marcha de 38 horas, resulta particularmente adecuado para montar una transmisión en la parte delantera, justo debajo de la zona situada bajo la esfera. El ingenio de Alpina en la construcción del mecanismo de cronógrafo se hace patente, entre otros aspectos, en el hecho de que solo se han utilizado 95 componentes. Los escépticos podrían afirmar que un número tan reducido de componentes seguramente va en detrimento de la calidad, pero no es el caso. Al contrario, el equipo de desarrollo trabajó de acuerdo con esta sabia aseveración de Antoine de Saint Exupéry: “La perfección se alcanza no cuando ya no queda nada que añadir, sino cuando no queda nada que quitar”. El poeta francés, que además era un piloto intrépido, sabía de lo que hablaba. En el caso de los mecanismos de cronógrafo altamente complejos, en los que los mecanismos deben funcionar a la perfección, reducir los componentes al mínimo tiene todo el sentido y, además, cumple el precepto según el cual nada se puede estropear y romper si de entrada ya no está allí.

Basta con pulsar por primera vez el botón situado sobre la corona para contemplar hasta qué punto las relaciones funcionales del reloj son fruto de una reflexión exhaustiva. El usuario nota claramente una resistencia, que se corresponde con el sistema de protección pensado para evitar errores de manipulación, pero pese a este sistema, la acción de pulsar se lleva a cabo con extrema suavidad, y lo mismo ocurre con las operaciones de paro y reajuste.

ALPINA Full Black Alpiner 4 Manufacture Flyback Chronograph

Una característica inconfundible de los cronógrafos de alta calidad es la rueda de pilares, que gira sobre cojinetes y permite controlar las funciones de puesta en marcha, paro y reajuste. En los mecanismos convencionales, este elemento cuenta con varios pilares. Sin embargo, en el calibre AL-760, la rueda de pilares no es de tipo estándar, sino que tiene forma de estrella. Junto a la palanca de accionamiento, que se controla mediante el botón de puesta en marcha/paro, este componente es el responsable de que el mecanismo funcione con una suavidad excepcional.

El elemento básico de todos los cronógrafos es el embrague, cuya función es conectar, siempre que resulte necesario, la fuente de alimentación, es decir, el movimiento del reloj, con los engranajes situados debajo de la esfera. Para conseguirlo, los relojeros se basan en tres grandes tipos de diseño: el clásico acoplamiento de ruedas horizontal, el también tradicional piñón oscilante y la solución moderna, a saber, el embrague de fricción vertical. Sin embargo, los diseñadores del AL-760 han desplegado su ingenio para crear un nuevo tipo de componente oscilante que cuenta con dos piñones dentados y conecta los dos niveles al pulsar el botón. En el nivel inferior, es decir, en el movimiento del reloj en sentido estricto, se inicia la rotación del segundero central y, a través del componente superior correspondiente, esta rotación se transmite al mecanismo de accionamiento a fin de hacer girar las agujas del cronógrafo. Al mismo tiempo, el segundero central inferior impulsa el segundero situado a las 9 horas, que gira continuamente al unísono. Las rotaciones de la aguja del cronógrafo son “registradas” por el contador de 30 minutos situado a las 3 horas.

Al volver a pulsar el botón de puesta en marcha/paro, la palanca de embrague gira ligeramente y el cronógrafo se detiene. En ese momento, para conseguir la máxima legibilidad un pequeña palanca de bloqueo garantiza que las dos agujas se detengan exactamente en la última posición seleccionada. Esta operación de paro se puede repetir con la frecuencia que se desee utilizando el botón superior. Los especialistas conocen esta función como de “intervalos acumulativos”. El cronógrafo no se pone a cero hasta que se pulsa el botón situado a las 4 horas. Este sistema es otra muestra del ingenio desplegado en la construcción del nuevo cronógrafo.

La función flyback directa “EN LÍNEA”

Alpina, manufactura reconocida por su especialización en relojes de piloto, ha dotado al calibre AL-760 de una función ratrapante. Esta función, también conocida como “flyback”, fue creada en los años 30 del siglo pasado para facilitar a los pilotos el uso del reloj, un instrumento indispensable. Gracias a ella, al pulsar el botón una sola vez el cronómetro se pone en marcha desde cero. En este caso, el botón situado a las 4 horas y su mecanismo asociado inician tres acciones que se realizan rápidamente una tras otra: primero se desengrana el embrague; luego el cronógrafo se vuelve a poner a cero mediante un martillo monopieza, cuyas superficies inclinadas hacen girar los corazones de puesta a cero de forma que las agujas se vuelvan a colocar de forma vertical, y, finalmente, el embrague se engrana de nuevo al soltar el botón. Esta secuencia extremadamente compleja de movimientos se produce directamente desde el botón hasta la palanca de embrague. Este tipo de flyback instantáneo es otro de los detalles únicos integrados en la construcción del nuevo calibre AL-760.

Y, como último aspecto no menos reseñable, tenemos que citar la forma cuidadosamente diseñada y la unión no basada en la fuerza del módulo de cronógrafo con el movimiento básico del reloj. El resultado es una conexión fiable y, por encima de todo, una conexión que ahorra energía entre los dos mecanismos, ambos producidos internamente.

Para terminar, la aguja de la fecha, situada a las 6 horas y extremadamente legible, evita tener que abrir, como en los cronógrafos modulares de construcción convencional, un hueco antiestético a través del cual hay que leer el disco de fecha que gira en la parte delantera del movimiento básico. 

Un diseño contundente 

Con su llamativo aspecto, el nuevo “Full Black” Alpiner 4 Manufacture Flyback Chronograph se mantiene fiel a su exitoso predecesor, pero demostrando una personalidad propia más agresiva y distintiva. El nuevo modelo cuenta con una caja de acero inoxidable con revestimiento de PVD de color negro intenso. La esfera negra con índices aplicados de perla negra de color beige luminoso, a juego con las agujas, también de color beige luminoso, ofrece un diseño único y contundente. Esta obra maestra de la relojería exhibe la esencia contemporánea del diseño de los cronógrafos flyback de Alpina, e integra las 4 características de los relojes deportivos “Alpina 4”:

1) Antimagnético.

2) Resistente al agua.

3) Antigolpes.

4) Inoxidable. 

ALPINA Full Black Alpiner 4 Manufacture Flyback Chronograph

Todos estos elementos y muchos más se encuentran presentes en el nuevo “Alpiner 4 Manufacture Flyback Chronograph”. Su nueva estética evoca dinamismo y claridad. Igual que todos los relojes Alpina, este también fue creado como un instrumento de precisión, con botones de cronógrafo ergonómicos, corona de remontuar y ajuste de la hora atornillada y cristal de zafiro resistente a los arañazos. Puede resistir una presión de hasta 10 atmósferas, equivalente a una profundidad de inmersión de 100 metros. Siguiendo una longeva tradición, la parte trasera de la caja de acero atornillada está decorada con el conocido logotipo de Alpina.

En la parte derecha de la caja, los expertos detectarán inmediatamente que la corona y el botón se encuentran dispuestos en línea recta, pese a la construcción modular del calibre AL-760. Para rematar este reloj, una elegante correa de piel auténtica de color negro con pespuntes beige aporta seguridad y comodidad en la muñeca.

Referencia AL-760BBG5FBAQ6.

Etiquetas:, ,

Comentar