ROLEX Sea-Dweller ref. 126600

Rolex presenta la nueva generación de su modelo Oyster Perpetual Sea‑Dweller, un legendario reloj de buceo profesional creado hace cincuenta años, en 1967. El nuevo Sea‑Dweller está dotado de una caja con un tamaño ampliado a 43 mm, así como del nuevo calibre 3235, a la vanguardia de la tecnología relojera, que viste por primera vez un reloj de la categoría Profesional de Rolex. Para una mejor lectura de la fecha, está equipado —también por primera vez— con la lente Cyclops sobre el cristal en la posición de las 3 h. La esfera lleva el nombre de «Sea-Dweller» escrito en rojo, en referencia al primer modelo.

ROLEX Sea-Dweller ref. 126600

Como todos los relojes Rolex, el nuevo Sea-Dweller cuenta con la certificación de Cronómetro Superlativo redefinida por Rolex en 2015 para garantizar un rendimiento excepcional en la muñeca.

Reloj técnico de buceo actualmente hermético hasta 1220 metros, el Oyster Perpetual Sea-Dweller fue diseñado en su momento para los pioneros del buceo profesional en grandes profundidades. Está equipado, naturalmente, con uno de los inventos que ha contribuido a su fama: la válvula de helio, patentada por Rolex en 1967. Esta ingeniosa válvula de seguridad permite regular la presión acumulada en el interior de la caja durante las fases de descompresión de los buceadores en cámara hiperbárica, al tiempo que mantiene la hermeticidad del reloj.

ROLEX Sea-Dweller ref. 126600

El bisel giratorio unidireccional graduado 60 minutos del nuevo Sea-Dweller permite visualizar los tiempos de inmersión y descompresión con precisión y total seguridad. Está equipado con un disco Cerachrom negro patentado y fabricado por Rolex en una cerámica prácticamente imposible de rayar o alterar.

La graduación se obtiene por PVD (Physical Vapor Deposition, depósito físico de vapor) de una fina capa de platino. La sobria esfera negra aloja grandes índices y agujas Chromalight recubiertos de un material luminiscente de larga duración, que emite un color azul para una excelente legibilidad en la oscuridad.

ROLEX Sea-Dweller ref. 126600

La caja Oyster del Sea-Dweller, que garantiza una hermeticidad de hasta 1220 metros, es un ejemplo de robustez. Su característica carrura está tallada en un bloque macizo de acero 904L particularmente resistente a la corrosión. Su fondo acanalado está herméticamente enroscado con ayuda de una herramienta especial que permite que únicamente los relojeros Rolex accedan al movimiento.

La corona, provista de un sistema de triple hermeticidad Triplock y de protectores tallados en la carrura,  se enrosca sólidamente a la caja como la escotilla de un submarino. En cuanto al cristal, coronado con una lente Cyclops en la posición de las 3 h para una mejor lectura de la fecha, está fabricado en zafiro prácticamente imposible de rayar. Totalmente hermética, la caja Oyster del Sea-Dweller protege de forma óptima el movimiento de alta precisión que alberga en su interior.

El Sea-Dweller está equipado con el calibre 3235, un movimiento de nueva generación, completamente desarrollado y manufacturado por Rolex. Este movimiento mecánico de cuerda automática, concentrado de tecnología Rolex a la vanguardia del arte relojero, se apoya en catorce patentes para ofrecer mejoras esenciales en materia de precisión, autonomía, resistencia a los golpes y a los campos magnéticos, comodidad de uso y fiabilidad. Cuenta con el nuevo escape Chronergy patentado por Rolex, que combina un alto rendimiento energético con una gran seguridad de funcionamiento. Está fabricado en niquel‑fósforo y es, además, insensible a las perturbaciones magnéticas.

ROLEX Sea-Dweller ref. 126600

El oscilador, verdadero corazón del reloj, cuenta con una versión optimizada de la espiral Parachrom azul. Patentada y fabricada por Rolex en una aleación paramagnética exclusiva, es hasta diez veces más precisa que una espiral convencional en caso de golpes. Está provista de una curva Rolex que garantiza su regularidad en todas las posiciones. El calibre 3235 está equipado con el mecanismo de cuerda automática por rotor Perpetual. Gracias a su nueva arquitectura de barrilete y al rendimiento superior de su escape, la autonomía del calibre 3235 pasa a alcanzar las 70 horas aproximadamente.

El nuevo Sea-Dweller está provisto de un brazalete Oyster de eslabones macizos en acero 904L con cierre de seguridad Oysterlock que evita cualquier apertura accidental. Este brazalete está dotado, además, de un doble sistema de extensión que ofrece la posibilidad de ajustar el reloj sobre un traje de buceo de hasta 7 mm de espesor sin necesidad de herramienta alguna: las láminas de extensión Fliplock, que permiten alargar el brazalete hasta 26 mm, y el sistema Rolex Glidelock, que permite un ajuste preciso mediante incrementos de 2 mm hasta un total de unos 20 mm.

ROLEX Sea-Dweller ref. 126600

Como todos los relojes Rolex, el Sea-Dweller cuenta con la certificación de Cronómetro Superlativo redefinida por Rolex en 2015. Esta denominación exclusiva atestigua que el reloj ha superado con éxito una serie de tests llevados a cabo por Rolex en sus laboratorios internos y con arreglo a sus propios criterios, más exigentes que las normas relojeras. Estos tests de certificación se efectúan al conjunto del reloj con el fin de garantizar su rendimiento superlativo en la muñeca en materia de precisión, hermeticidad, cuerda automática y autonomía.

La precisión de un Cronómetro Superlativo Rolex tras el encajado es del orden de -2/+2 segundos al día, es decir, más del doble de la que se le exige a un Cronómetro oficial. El estatus de Cronómetro Superlativo se simboliza mediante el sello verde que incluyen todos los relojes Rolex y que va acompañado de una garantía internacional de cinco años.

Precio, 10.450€.

Video disponible en el Canal YouTube o en el Canal Vimeo de Nuevos Relojes.

Comentar