Engineer Master II Skindiver de BALL

El primer reloj «BALL Skindiver» fue diseñado en 1962 como consecuencia de la creciente popularidad del submarinismo en Estados Unidos, cuna de los relojes BALL, y de la creación de la «Underwater Society of America» en 1959.

BALL Watch tiene el orgullo de rendir un homenaje a su propia historia y a la exploración submarina con un nuevo modelo de la colección Engineer Master II. Asimismo, el Engineer Master II Skindiver celebra el jubileo del lanzamiento del modelo original.

Engineer Master II Skindiver de BALL

Este osado reloj combina a la perfección el diseño
indiscutiblemente vintage de los años sesenta con los
códigos y la técnica de la relojería contemporánea. La caja de acero inoxidable de 40,5 mm de diámetro y 14,3 mm de grosor se adapta perfectamente a la muñeca con la correa de caucho que permite total libertad de movimiento.

Característica fundamental de cualquier reloj de
submarinismo, la estanqueidad de este modelo está
garantizada hasta 300 metros de profundidad gracias al
fondo y la corona atornillados. La construcción del Engineer Master II Skindiver le permite soportar las agresiones exteriores, con una resistencia a los choques hasta 5.000 Gs y a los campos magnéticos de una intensidad de 4.800 A/m.

Su movimiento automático ETA 2836-2, sinónimo de
precisión y exactitud, garantiza las funciones esenciales de hora, minutos y segundero central, así como la indicación del día y la fecha.

La esfera negra está desprovista de cualquier elemento superfluo con el fin de optimizar la indicación de la información esencial de inmersión, una propiedad esencial de todo reloj de submarinismo. La graduación de la esfera con indicaciones digitales ofrece una lectura instantánea de la hora. Además, evocando a su predecesor, la esfera de este modelo retoma la inscripción original «Skindiver» que lucía el reloj de 1962.

A intervalos de cinco minutos, los índices de la esfera están rodeados de microtubos de gas H3 luminiscentes dobles. Esta tecnología suiza de punta, utilizada igualmente en las agujas, ofrece una legibilidad de las indicaciones del reloj incluso en la oscuridad de las profundidades. Estos microtubos, icono del alto rendimiento técnico de los relojes BALL, no necesitan ninguna fuente externa de luz y garantizan una luminosidad hasta 100 veces mayor que la de las pinturas luminiscentes tradicionales.

El generoso bisel está dotado de un aro de aluminio negro que permite de medir fácilmente el tiempo de inmersión. La rotación unidireccional del bisel constituye una garantía de seguridad elemental para todo instrumento de submarinismo, puesto que evita que una manipulación involuntaria prolongue accidentalmente el tiempo disponible antes del regreso a la superficie.
Hoy más nunca, BALL Watch continúa trazando su camino y confirma su condición de verdadero protagonista de la exploración de los tiempos modernos y la evolución de la industria relojera.

Etiquetas:,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.