Deep Sea Chronograph de JAEGER-LECOULTRE

El modelo Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph posee un indicador de marcha para el cronógrafo, el que contribuye a aumentar la seguridad de los buzos permitiéndoles asegurarse, con una simple mirada, de que el cronógrafo procede a la medición de un intervalo temporal, que está listo para arrancar o que el tiempo medido se hace visible en los distintos contadores. Esta especificación se inspira en una realización histórica de Jaeger-LeCoultre: el Chronoflight.

Deep Sea Chronograph de JAEGER-LECOULTRE

El cronógrafo de vuelo fue inventado en 1930 para equipar a la aviación civil y militar. En aquel entonces completaba la panoplia de los instrumentos de abordo fabricados por Jaeger-LeCoultre desde 1910, cuyos taquímetros, contadores de vueltas y relojes de 8 días se encontraban en los automóviles más prestigiosos. Dotados de múltiples contadores y totalizadores, el Chronoflight permitía, en particular, totalizar el tiempo de vuelo sustrayendo las escalas. Empleado durante más de 30 años, su resistencia y precisión hicieron que también fuera adoptado por los pilotos de automóviles de carrera.

Hoy, el Tribute to Deep Sea Chronograph se inspira en un dispositivo técnico del Chronoflight y lo pone a disposición de los buzos. En la esfera del reloj, sobre la firma Jaeger-LeCoultre, una ventanilla redonda está dedicada al indicador de marcha del cronógrafo. Está compuesto por dos discos, uno blanco y otro rojo, los que proporcionan la información necesaria sobre el estado del cronógrafo, sin el más mínimo margen de error. Cuando la indicación es blanca, el cronógrafo está listo para ser activado y empezar la medición de un intervalo temporal. Una vez activado, la ventanilla de indicación luce simultáneamente los dos colores, el rojo y el blanco, para indicar que está efectuando una medición. Por último, cuando se para el cronógrafo, la ventanilla sólo muestra el disco rojo en la ventanilla para indicar que la medición efectuada puede ser consultada antes de la puesta en cero del cronógrafo.

El reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph es un instrumento concebido por los profesionales y, por consiguiente, responde a todos los criterios impuestos a los relojes de buceo por la norma ISO 6425. Posee un bisel giratorio unidireccional, es hermético hasta 10 bares (100 metros), es legible en la oscuridad y satisface las exigencias en materia de magnetismo y resistencia a los golpes. La indicación de marcha está representada por un segundero pequeño a la altura de las 6h. Está animada por el nuevo Calibre automático Jaeger-LeCoultre 758 cuyo volante describe 28.800 alternancias por hora y posee una reserva de marcha de 65 horas. Su cronógrafo comprende dos contadores (para las horas y los minutos) y un segundero central. El rostro del reloj se caracteriza por la claridad de las indicaciones proporcionadas por las agujas y los índices luminiscentes. Dos pulsadores situados respectivamente a las 2 y a las 4 horas sirven para activar y detener el cronógrafo y para la puesta en cero, estando situados a cada lado de la corona a la altura de las 3 horas. Con un diámetro de 42 mm, la caja de acero inoxidable luce una pulsera de piel negra.

Especificaciones técnicas

• movimiento mecánico de carga automática, Calibre Jaeger-LeCoultre 758, producido, ensamblado y decorado a mano
• 28.800 alternancias por hora
• 47 rubíes
• 6,8 mm de grosor
• 340 componentes
• 65 horas de reserva de marcha

Funciones
• horas, minutos, segundero pequeño
• cronógrafo con contadores para las horas, minutos y segundero central
• indicación del estado del crono

Esfera
• negra mate
• índices superluminova blanco

Caja
• acero
• diámetro42 mm
• bisel giratorio
• cristal de zafiro
• hermeticidad: 10 bares

Pulsera
• piel negra con hebilla de hebijón de acero

Referencia
• Q2068570

Etiquetas:,

Comentar