Deep Sea Chronograph Cermet de JAEGER-LeCOULTRE

En 2013, el reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet escribe un nuevo capítulo de la exploración submarina: su ascendencia es ilustre, su movimiento de fiabilidad sin igual posee funciones típicas de Jaeger-LeCoultre, mientras que su caja encarna un avance
tecnológico excepcional. Si tiene todo para seducir es, fundamentalmente, gracias a sus nobles orígenes. En efecto, surge directamente del célebre Memovox Deep Sea de 1959, el primer reloj automático de buceo dotado de una alarma que requirió toda la inventiva de los relojeros de Jaeger-LeCoultre.

reloj buceo Deep Sea Chronograph Cermet de JAEGER-LeCOULTRE

Hoy, Jaeger-LeCoultre da un paso más al desvelar un guardatiempos fiel a su inspiración clásica, pero en la punta de la modernidad con una caja de Cermet reforzado. Una asociación única que podría poner fin, de una vez por todas, a la disputa entre los antiguos y los modernos. Más aún, en cuanto que el cronógrafo comprende una función adicional exclusiva, destinada a aumentar la seguridad. Este ingenioso dispositivo se inspira en el Chronoflight inventado en 1930 para equipar los aviones y muy apreciado por los pilotos hasta mediados de los años 50.

Este es un reloj profesional por más de un título, ya que en efecto cumple con todos los criterios impuestos a los relojes de buceo por la norma ISO 6425. Posee un bisel giratorio unidireccional mientras que las agujas y los índices permiten consultar las indicaciones con
facilidad y sin el más mínimo riesgo de error, incluso en las peores condiciones de visibilidad. El reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet también satisface las exigencias estipuladas por la norma ISO en cuanto a la resistencia a los golpes y a la protección
antimagnética. Por último, para recordar que este reloj, hermético hasta 10 bares (100 metros), está concebido para garantizar una fiabilidad absoluta en un ambiente acuático, su fondo pleno se ornamenta, al igual que el modelo histórico, con el grabado de un hombre rana rodeado de burbujas. El reloj de buceo lleva una pulsera de piel de becerro cuyos bordes barnizados aseguran su impermeabilidad en cualquier circunstancia.

La caja también requiere una atención particular: a pesar de sus generosas dimensiones, con un diámetro de 44 milímetros, transmite una sorprendente sensación de ligereza en la muñeca. ¿Por qué motivo? Por el Cermet reforzado. Este material revolucionario está compuesto por una matriz de aluminio –lo que explica la ligereza de su peso-, reforzado por partículas de cerámica y por un revestimiento protector en cerámica de 40 micras de grosor.

El Cermet reforzado –cuyo nombre al igual que la técnica está compuesto por las palabras cerámica y metal- se distingue por una amplia variedad de notables ventajas. Es más resistente a los golpes y a la presión que la cerámica pura, una ventaja que los buzos sabrán apreciar a su justo valor. Debido a su insensibilidad a temperaturas muy elevadas, este material también se
emplea en la aeronáutica y en los motores de Fórmula 1. Además, su capa de protección de cerámica ofrece mayor resistencia a las ralladuras que el acero. Por último, la ligereza del Cermet reforzado –su peso se eleva sólo al 66% del titanio- lo convierte en el material ideal
para una caja de 44 milímetros de diámetro, particularmente adaptado a la práctica profesional
del buceo submarino.

El reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet está animado por un movimiento mecánico de carga automática, el Calibre 758 de Jaeger-LeCoultre, que describe 28.800 alternancias por hora e integra los últimos resultados de las investigaciones efectuadas por la Manufactura en el ámbito de la protección antigolpes. Producido, ensamblado y decorado a mano, ofrece una reserva de marcha de 65 horas.

En el reloj de buceo Jaeger-LeCoultre Deep Sea Chronograph Cermet, un indicador de marcha del cronógrafo compuesto por dos discos (rojo y blanco) aumenta la seguridad de los buzos permitiéndoles verificar con una simple mirada el estado del cronógrafo: en marcha, parado o puesto a cero.

Los apasionados de Jaeger-LeCoultre, cuyo corazón palpita más fuerte por los modelos de inspiración estrictamente histórica, encontrarán el objeto de sus sueños en las boutiques Jaeger-LeCoultre con el reloj Jaeger-LeCoultre Deep Sea Vintage Chronograph Cermet, cuyas agujas e índices están cubiertos de una capa de material luminiscente de color naranja que recuerda
fielmente el matiz empleado en los primeros relojes de buceo de Jaeger-LeCoultre.

Comentar