BLANCPAIN Fifty Fathoms: Barakuda & Nageurs de combat

Blancpain rediseña uno de sus relojes de buceo de finales de los 60 : el Barakuda. Limitada a 500 ejemplares, la edición 2019 conserva los rasgos de la versión de la época, a la vez que aprovecha las innovaciones técnicas, fruto de la dilatada experiencia de Blancpain en el ámbito del submarinismo. El nuevo Fifty Fathoms Barakuda reinterpreta fielmente los códigos estéticos de aquel reloj de finales de los 60.

BLANCPAIN Fifty Fathoms Barakuda

BLANCPAIN Fifty Fathoms Barakuda

Cuando fue lanzado en 1953, el Fifty Fathoms fue el único reloj de buceo a la altura de las exigencias de los buceadores especializados. Los «hombres rana» de los mayores cuerpos de marina del mundo lo incorporaron rápidamente como elemento fundamental de sus equipos. Los franceses fueron los primeros en aprovisionarse de los modelos Fifty Fathoms para sus misiones subacuáticas, seguidos por otras élites militares como la Bundesmarine alemana en los años 60. Esta última adquirió sus Fifty Fathoms por medio de Barakuda, una empresa especializada en la producción y comercialización de material técnico de buceo. Pero aparte de los relojes destinados a la armada, la empresa introdujo en el mercado germánico un modelo para civiles con un estilo particular que destacaba, entre otras cosas, por el uso de índices rectangulares bicolores, las agujas fluorescentes pintadas de blanco, así como por la visualización constante de un calendario a las 3 h. Algunos de los relojes de esta serie se montaban sobre una correa de caucho estilo Tropic la cual, además de ser muy popular entre los buceadores, era famosa por su durabilidad y por lo cómoda que era al llevarla.

Su esfera negra está jalonada por grandes índices rojos y blancos recubiertos de SuperLumiNova® «radio viejo». Las agujas, asimismo luminiscentes, tienen forma de lápiz y están lacadas en blanco. La fecha, elemento esencial del reloj de la época, recupera su posición predilecta en una ventanilla destacada. A estos atributos vintage, Blancpain añade su emblemático bisel unidireccional con inserción de zafiro abombado y resistente a los arañazos, una innovación que la marca desarrolló en 2003. La caja de esta novedad, de acero satinado y hermética a 300 metros, tiene un diámetro de 40 mm, unas dimensiones reservadas solamente para los relojes Fifty Fathoms de edición limitada. Alberga el movimiento automático 1151, cuyo uso deportivo en este caso no está reñido con los acabados de alta gama. El remontaje de sus dos barriletes se efectúa por medio de un rotor abierto, haciendo así referencia a algunos relojes históricos de la colección. Hoy atípica, esta geometría servía antaño para relajar la masa oscilante con el fin de proteger al movimiento en caso de golpe.

BLANCPAIN Fifty Fathoms Barakuda

Montado sobre una correa de caucho estilo Tropic, al igual que los ejemplares antiguos, el Fifty Fathoms Barakuda es el resultado de una combinación perfecta entre diseño vintage y tecnología punta. Los 500 relojes que componen esta edición exclusiva deleitarán, sin lugar a dudas, a buceadores expertos, coleccionistas, apasionados de la historia o, simplemente, a los amantes de bellos mecanismos.

Referencia 5008B-1130-B52A. Edición limitada de 500 piezas.

BLANCPAIN Fifty Fathoms Nageurs de combat

A su llegada al frente de Blancpain en 1950, Jean-Jacques Fiechter, un buzo emérito, comenzó a trabajar en un instrumento capaz de medir el tiempo de forma fiable y que fuera robusto para que le acompañara en sus aventuras submarinas. Fue todo un desafío, pues en aquella época aún no existía ningún precedente relojero del que pudieran partir. Guiándose por sus propias experiencias, definió y desarrolló las especificaciones fundamentales que debía tener un reloj realmente especializado para el buceo : agujas e índices luminiscentes que contrastaran con una esfera oscura, un bisel giratorio protegido, un movimiento automático, una perfecta estanquidad y una caja antimagnética.

BLANCPAIN Fifty Fathoms Nageurs de combat

Al mismo tiempo, en 1952, el capitán Robert «Bob» Maloubier y el teniente de navío Claude Riffaud, fundadores del cuerpo de «Nadadores de combate» de las fuerzas militares francesas, emprendieron la búsqueda de un reloj adecuado para sus expediciones subacuáticas. Los dos oficiales idearon un reloj que se acabaría convirtiendo en un elemento indispensable del equipo de sus buzos. Conjuntamente, crearon una lista que enumerara los criterios específicos que debía cumplir el instrumento en cuestión. Las primeras pruebas con relojes «herméticos» de marcas francesas no resultaron concluyentes. Los relojes eran demasiado pequeños, las esferas ilegibles y las cajas no eran herméticas. Fue entonces cuando se enteraron de que el director de una casa relojera suiza estaba probando un nuevo modelo de reloj durante sus inmersiones en el sur de Francia. Así, se pusieron en contacto con Jean-Jacques Fiechter.

En 1953, Blancpain pudo entregar a los franceses un instrumento que cumplía todos los requisitos de su lista, tal y como pudieron comprobar. El reloj superó de manera sobresaliente todas las pruebas y se convirtió en uno de los componentes esenciales del equipo de nadadores de combate del ejército francés. Más tarde lo adoptaron también fuerzas navales de otros países. Blancpain había creado un reloj único : el Fifty Fathoms.

En homenaje a su estrecha colaboración con los fundadores de la unidad de los Nadadores de combate franceses, Blancpain ha querido desvelar una edición especial de su reloj de buceo Fifty Fathoms. El Ejército francés, en apoyo a esta iniciativa, ha autorizado a la Manufactura a marcar el fondo de su nuevo modelo con la insignia de los Nadadores de combate : un ancla central, dedicada a los marinos, rodeada por dos caballitos de mar alados que representan a la vez el universo submarino y a los paracaidistas. En la cara frontal del reloj figura discretamente un segundo emblema : el número 7. Dado el riesgo de que el oxígeno se vuelva tóxico bajo una presión parcial de 1,7 bar, la profundidad máxima a la que pueden descender los buceadores militares con oxígeno puro es de 7 metros, por lo que se ha convertido en la cifra fetiche de este ámbito.

Fiel a la reputación de su ancestro, la edición especial «Nageurs de combat» garantiza su robustez y fiabilidad gracias al movimiento automático 1315. Dotado de un calendario visible a través de una ventanilla, posee un espiral de silicio que sirve de escudo antimagnético. Tres barriletes dispuestos en serie permiten una reserva de marcha de cinco días. La caja, de acero satinado y de 45 mm de diámetro, es hermética hasta 30 bar (aproximadamente 300 metros).

BLANCPAIN Fifty Fathoms Nageurs de combat

Al igual que en el modelo original, las agujas e índices del reloj «Nageurs de combat» son luminiscentes y contrastan con la esfera negra mate. Sus formas geométricas evocan la generación de relojes de buceo militares de Blancpain de los años 50. Otra de sus sutilezas es que las agujas están pintadas de blanco, como las de los relojes de la época. Con ese mismo espíritu vintage, la tradicional referencia triangular que presentaban los primeros Fifty Fathoms recupera su lugar a las 12 h. En el bisel giratorio unidireccional negro, destaca una escala temporal luminiscente protegida por una inserción curvada de zafiro sumamente resistente a los golpes y arañazos.

El reloj Fifty Fathoms «Nageurs de combat» de edición limitada es el capítulo más reciente de la larga historia que une a Blancpain con los océanos. Se incluye en la colección de la marca para rendir todo un homenaje a los buceadores militares que contribuyeron al nacimiento de un icono de la relojería.

Referncia 5015E-1130-B52A. Edición limitada de 300 piezas.

Etiquetas:

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.